jueves, 17 de julio de 2008

LAS NOCHES PROHIBIDAS

Aquella primera noche fue realmente para mí, muy, MUY especial. Empezó sintiendo cómo se fortalecía nuestra complicidad, y se hacía cada vez mayor, con un acercamiento lleno de cariño y sinceridad. Y saltándonos la primera regla básica de cualquier manual sobre relaciones prohibidas, nos contamos con naturalidad aspectos privados de nuestras vidas paralelas, esos que según los libros deberían permanecer tan OCULTOS, como nuestros encuentros furtivos.

Te deseaba mucho, tú bien lo sabes… Y ¡¡¡Dios, sí, me ENCANTÓ!!! pegarme a tu boca y besarte largamente como ambos deseábamos desde hacía tanto tiempo, ¿me equivoco?. Cuando entramos en aquel local oscuro, y palpaste mi culo por encima del pantalón, empecé a vibrar de DESEO. Estaba claro que la noche no había hecho más que empezar. Y estaban cayendo las últimas barreras. ¿Lo que más me gustó? Sentirte DETRÁS de mí, ardiéndote la piel de ganas, y susurrándome al oído “hoy quiero tenerte solo para mí”… hmmm… eso me puso a cien.



Me MUERO por volver a tenerte frente a mí, cara a cara, por volver a sentir tus susurros en mi oído, tus besos en mi nuca, tus manos en mi piel... quiero acariciarte lentamente, mirarte a los ojos... y quiero hacerte mío, hasta oírte suplicar “¡BASTA!” de puro deseo contenido.

Quiero que volvamos a fundirnos en uno y retorcernos en mil abrazos imposibles, y acabar GRITANDO al alcanzar de nuevo esos placeres que nos elevan de dimensión, haciéndonos olvidar el mundo exterior, que se agolpa ignorante y estremecido, alrededor de nuestros cuerpos.

Igual que en aquella noche PROHIBIDA.
Como tantas otras noches.

Para ti, J.R.
Por brindarme tu dulzura y fuego, a partes iguales.

8 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Ese sí es un momento perfecto, en que se unen la dulzura y el fuego...Esas noches prohidas a mi me encantan..espero que sean muchas más preciosa..
Besos cálidos

Cirene dijo...

Uhmmm, que más quisiera yo, sirenita, pero con JR hace ya mucho tiempo que perdí contacto... aunque nuestras noches seguirán perdurando en mi memoria, y ahora un poquito también en la de todos vosotros.
Besines preciosa
Cire

Shan dijo...

Las primeras noches no sé qué tienen, pero siempre son especiales... nervios y excitación en paralelo, deseos e inseguridad... Y si se cruzan por medio conceptos como "oculto" y "prohibido" es difícil que no dejen huella.

Me gusta cómo cuentas las cosas, ya te lo dije ¿no? Un besazo!

Óscar dijo...

Yo digo, repitiendo a Serrat, que a menudo la vida nos da un beso en la boca. Y que cuando ello sucede, no nos queda más que gozarlo y agrader ese momento tan único.

Un beso.

lighthouse dijo...

Saludos.Será una suerte conocer de tu pasión. Él será por fin dichoso si el amor os sonrie al mismo tiempo. Invoco a los dioses para que unan su espiritu, y arojen sobre vosotros,la dulzura, la complicidad,el encuentro,la calma del amor correspondido. Que el sol saque de paseo sus mejores rayos de sol,para iluminar tu destino y lo hagan radiante..Gacias.

Nyeri dijo...

Noches prohibidas...llenas de complicidad, deseo, cariño, sensualidad y pasión.

Es una delicia vivir momentos así, dure el tiempo que dure siempre quedará un dulce recuerdo.

Me ha encantado leerte de nuevo.

Besos.

Alicia dijo...

Un buen amante, cómplice oculto y a la vez sincero, encantador y capaz de hacerte arder de deseo... NUNCA SE OLVIDA.

... y ese recuerdo alimenta la imaginación siempre y aumenta las ganas de jugar y vivir nuevas experiencias, ¿no? por lo menos a mí me pasa. ¿soy rara? ;-)

Maldita inocencia dijo...

Estoy con Shan, los primeros encuentros son siempre especiales, tienen esa magia y esa pasión distinta a otras veces...

Un post muy dulce cirene.

Buen verano

Besos