viernes, 30 de mayo de 2008

EL REENCUENTRO

Jamás se habían visto antes, pero cuando por fin lo hicieron, esa noche brindaron por SU REENCUENTRO.




Hasta entonces, sencillamente uno sabía de la existencia del otro, se limitaban a perseguir cada uno una pequeña parcela escrita de la vida del otro, y a pesar de no conocerse, habían conseguido por caprichos del destino, hacerse visibles en la distancia hasta llegar al aprecio. Un aprecio real y especial, que sólo puede surgir por alguien a quien reconoces como a un igual y ante quien no hay NECESIDAD de medirse.

Pero que NO exista la necesidad de medirse, no implica que no exista el DESEO de hacerlo. Y ese deseo coexistió de forma palpable toda la noche, junto con la confianza, y comodidad (rayando incluso la DELICIOSA pereza), de dejar fluir las horas junto a ese amigo de toda la vida al que acabas de conocer.




Tanto fue así, que les cerraron el restaurante.
Y luego les cerraron el bar de copas. Y pasearon por una ciudad casi desierta en la madrugada, sin otra intención aparente de ir más allá. Y aunque ambos eran conscientes que desde hacía mucho su deseo mutuo era manifiesto y así lo alimentaban en la distancia, esa noche no sintieron prisa alguna. Porque la LIBERTAD de no sentirse obligado absolutamente a nada, el RELAX de no tener que escenificar un plan preconcebido y el limitarse simplemente a DISFRUTAR de cada momento siendo uno mismo y sin esperar nada más, fueron las mejores sensaciones que sin duda compartieron.

Por cerrar, cerraron hasta el parking, donde simplemente aprovecharon para… DISCUTIR.
Discutir acaloradamente y con argumentos contundentes, si hacerlo en la primera cita era o NO lo adecuado… Y podría decirse que no pararon de discutirlo, ni tan siquiera mientras él le comía el coño a aquella dulce zorra viciosa, o ella se divertía saboreándole la polla antes de follárselo. Está claro que no hay nada como una buena... CONVERSACIÓN.


No recuerdo si al final llegaron a ponerse de acuerdo en sus conclusiones. Quizás consideraron oportuno seguir discutiéndolo en una hipotética segunda cita… Cita que, como en la primera, ambos sabían que podría haber finalizado perfectamente, sin tan SIQUIERA haberse dado un beso…

… ¿verdad, Apolo?

Para ti, Apolo.
Por nuestro reencuentro.

6 comentarios:

Un travieso curioso dijo...

Hoy he entrado en tu blog.

Navegando, y buscando los lugares que me gustan y me hacen sentir cómodo. Como no? tenía que venir a tu rinconcito y... Sorpresa!!!!!

Me has robado sonrisas, alguna risa, excitación y como no, recuerdos con mucho cariño.

He recreado con tus líneas esa noche, una noche sorprendente donde encontré una mujer mucho mas encantadora de lo que esperaba, y no era poco.

Me gusta como escribes, eso es desde que comencé a leerte pero en este relato.... Te leo y te releo y cada vez me gusta más. Describes la noche no solo contando situaciones sino de una manera "Deliciosa" cuentas sensaciones, y esas, fueron las protagonistas de la noche.

Deseando volver a discutir contigo, recibe mis besos mas traviesos.

Tu Apolo

CalidaSirena dijo...

Precioso ese reencuentro, te deseo que haya muchos reencuentros más, si son todos así...
Besos muy cálidos preciosa

Nyeri dijo...

Y caprichos del destino... por fin el tan esperado reencuentro.

No hay nada como alimentar el deseo largo tiempo, contenerse durante una deliciosa velada y apagar el fuego desatado tras una intensa discusión.

Cire, de nuevo has conseguido cautivar a Apolo y creo que esto no es más que la continuación de una bonita historia de amistad y....lo que surja.

Si no estàs de acuerdo lo discutimos cuando quieras.

Tu admiradora.

Cirene dijo...

Jajaja, Nyeri, sabes que nada me gustaría más que discutir un día de estos contigo... y estoy convencida de que sería un debate la mar de interesante. Casi tanto como tú ;-)

Un abrazo, preciosa
Cire

Alicia dijo...

Solo un buen reencuentro, con todos sus ingredientes, puede superar la maravilla del descubrimiento de algo nuevo.

Me ha encantado leerte y reencontrarte.

Te dejo un beso dulce y el deseo de que sigas escribiendo así, para placer y disfrute de tus asiduos.

Maldita inocencia dijo...

Hola Cirene, me encanta tu blog!!!

Tienes post buenísimos, eroticos, sensuales,maravillosos!!!

Gracias por enlazarme, yo también haré lo propio.

Un besazo