viernes, 22 de agosto de 2008

EL BANQUETE (I)


En Frankfurt existe un restaurante muy exclusivo, de lo más peculiar: se trata en realidad de 7 pequeños comedores privados, todos de diferentes estilos y que se reservan individualmente para un máximo de 15 personas. Así, se puede elegir entre el salón Primavera, el salón Provenzal, el salón Venecia… Yo, para aquella ocasión tan especial, me decanté por el salón VICTORIA.

Se trataba de una lujosa estancia ornamentada con molduras en techo y paredes, enteladas con brocados exquisitos, y decorada en tonos crema, grises y negros. Una gran lámpara de araña iluminaba suavemente desde arriba el centro de la mesa, interminablemente larga, y dispuesta con todo lujo de detalles, como la del comedor de un palacio victoriano. Además, como en cada sala, tendríamos un único camarero totalmente a nuestra disposición, y el menú acordado subiría de cocina a través de un montacargas individual situado en un rincón de la estancia. Jamás vi en otro restaurante, mayor signo de exquisitez y privacidad. Quizás por ello, cuando lo conocí, tuve claro que sería el lugar perfecto para prepararle a V un BANQUETE inolvidable.

V era por aquel entonces, compañera mía de trabajo, además de buena amiga y confidente. Sentía verdadera curiosidad por algunos de mis episodios más íntimos, aunque luego no podía evitar ruborizarse cuando se los contaba, y precisamente por ello a mí me encantaba escandalizarla, y entre provocación y provocación, siempre acabábamos echándonos unas risas. Una noche, cenando y entre bromas, me dijo que ojalá ella fuera capaz de llevar a cabo aventuras como las mías, y animada por unas copas de buen vino, me confesó no sin cierta vergüenza, una de sus más íntimas FANTASIAS… Su forma de decírmelo, tan bajito, y visiblemente azorada, como un niño revelando el mayor de sus secretos, me enterneció. Y no sólo eso. Sin ella saberlo aún, yo había decidido ya ayudarla a traspasar sus límites, apenas un par de meses después.

Era una noche de mayo ciertamente agradable, ideal para celebrar una cena de CUMPLEAÑOS. El de V. Apenas un mes antes le propuse organizarle una pequeña fiesta con algunos de mis amigos, y cuando V aceptó encantada, yo sonreí. Esa misma tarde reservé el salón Victoria a mi nombre.

Me cité a las 8 con V delante de la puerta del restaurante. Por la mañana, en la oficina, le habíamos regalado un precioso vestido largo de gasa color burdeos, que le quedaba como un guante, así que la animé a ponérselo para la cena. Y así lo hizo. Cuando llegó, la verdad, estaba deslumbrante.

Pasamos adentro y Mark, nuestro camarero, nos condujo por un estrecho pasillo hasta nuestro salón. Antes de llegar, ya se escuchaba una suave algarabía detrás de la puerta. El entró primero, y sonriéndome de forma CÓMPLICE, cerró la puerta a sus espaldas mientras yo me quedaba fuera con V.

- “¿Preparada para celebrar tu paso a los 30?”.

- “¡Claro! Y de qué modo, una fiesta sorpresa…”– suspiró encantada V

- “Antes de entrar - le dije – debes saber que te voy a VENDAR los ojos… Y vas a cenar sin quitarte la venda, para así poner a prueba todos tus sentidos… Pero no temas, esta noche tú eres la protagonista, y aunque vas a probar cosas nuevas, estoy segura de que el MENÚ te va a encantar…”


Por último, mientras le colocaba un pañuelo de seda sobre los ojos, le pregunté:

- “¿CONFÍAS en mí, V?”

- “¡Qué pregunta…! Claro…”

- “¿Pero tanto como para obedecerme en TODO lo que te pida?” – insistí con intención

Ante la firmeza de mi voz, dudó un segundo… pero al instante se relajó y riendo contestó:

- “ Ciegamente… jajaja... Esta noche soy toda tuya…”

- “En ese caso… –dije solemnemente abriendo la puerta- ¡¡BIENVENIDA a tu cena de cumpleaños...!!”


Mark cerró la puerta tras de mí, mientras yo acomodaba a V en su sitio, presidiendo la mesa. Un murmullo generalizado de admiración rompió el silencio al ver a V, quien tímidamente dio las buenas noches.

- “ Buenas noches, amigos, y gracias a todos por aceptar mi invitación para prepararle a V un cumpleaños inolvidable…”

- “ Viniendo de ti, siempre es un placer, Cire…” – comentó uno de los asistentes

Sonreí a J.
En la estancia estábamos únicamente 9 personas.
V presidiendo la mesa. Yo, en el extremo contrario. Otros seis hombres, todos buenos amigos y mejores amantes, sentados a lo largo de la mesa. Y por supuesto, Mark, el camarero, al que ya había dado previamente explicaciones precisas de lo que allí podría acontecer.

- “ Bien, pues ahora que estamos ya acomodados, estas son las REGLAS: los que estáis sentados a cada lado de V, os vais a encargar de darle de comer y beber. Cada uno de vosotros le iréis dando a probar un plato distinto, para lo cual os turnando de lugar. Y tú por tu parte, V, aceptarás lo que te ofrezcan… aunque si en un momento dado algo te disgusta, dímelo, pues todos nuestros acompañantes están aquí para COMPLACERTE y me obedecerán ciegamente… al igual que TÚ. ¿De acuerdo?”

- “ De acuerdo…” -respondió intrigada y divertida…

- “ Muy bien. Entonces, Mark, cuando quieras, sírvenos la cena por favor…”



Mark fue colocando sobre la mesa los distintos platos que yo había encargado, al estilo de un buffé. Mientras el resto de invitados charlábamos relajadamente de nuestros viajes y aventuras, J y S empezaron a darle pequeños bocaditos de las exquisiteces que había en la mesa. Luego, fueron M y R, y finalmente A y P, quienes hicieron lo propio. V estaba entusiasmada con la velada, el vino la había desinhibido un poco, y charlaba y coqueteaba con sus comensales ANÓNIMOS, mientras yo por supuesto, no perdía detalle de la situación.

Tras la primera ronda, me acerqué a V por detrás y le susurré al oído:

- “ ¿Qué tal todo? ¿Te gusta lo que tomas, lo que escuchas, lo que sientes…? ¿lo estás disfrutando?

- “ Buff, ya te digo… hay dos de los chicos, el del marisco y el de la tempura, que tienen una voz que me poneee malíiisima… Dan ganas de…”

- “¿De COMÉRSELOS…? – le susurré pícaramente mientras le acariciaba suavemente el cuello

- “ Pues sí…” - sonrió algo cortada.

- “Entonces… A ver, M, S, venid aquí un momento –les pedí indicando que se sentaran uno a cada lado de V- vamos a comenzar con los postres…”


Me quedé detrás de V. El resto de comensales, si bien continuaron sus conversaciones, no dejaban de OBSERVAR la nueva situación. M me miró y comenzó dándole una fresa con los dedos… V la mordió y lamió divertida aquellos dedos durante un par de segundos.


Luego S tomó un pedacito de tarta, pero esta vez entre sus labios, y lo acercó a los de V… Ella dio un respingo, pero inmediatamente se relajó y se dejó besar dulcemente entre nata y bizcocho, por aquel desconocido.


- “ V-le susurré con cariño al oído- este es mi REGALO de cumpleaños y como ves, es muy especial... ahora TÚ eres quien decide si quieres cumplir esa fantasía tuya, o prefieres dejarla en tu imaginación para siempre… Recuerda que hoy estás totalmente a salvo, pues YO controlaré la situación para ti, y estaré en todo momento a tu lado… y además, sabes que nadie de ellos hará nada que tú no desees…”

- “ Yo… uf, no sé, yo… me da tanto morbo la idea, pero…”

- “ V, dime tan SOLO una cosa… ¿quieres MÁS de lo que has probado hasta ahora?”

- “Yo… – dijo suspirando, y como rindiéndose al fin – Sí… joder, ESE el problema... que SÍ quiero más…”

- “Entonces acepta mi regalo y preocúpate sólo de abandonarte al placer de disfrutar de todo lo que sientas… Desde ahora mismo y en adelante, confía en mí... Por cierto, ¿recuerdas eso de la OBEDIENCIA ciega que me debes esta noche?

V asintió con la cabeza

- "Perfecto… porque ha llegado el momento de empezar a PEDIRTE algunas cosas…"

10 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Mi querida Cire, ya sé a quien encargarle la celebración de mi próximo cumpleaños...Eres la bomba y me ha encantado, seguro que tu amiga quedó encantado de su 30 cumpleaños, seguro que inolvidable..
Que pasada!!.
Besos cálidos

Shan dijo...

Ufff... brutal, Cire, absolutamente inmejorable. Descubrir y guiar en este tema a una persona cercana tiene que ser una experiencia increíble (y para ella más, claro). Me ha encantado el relato, estoy ansioso por leer la segunda parte. Un besazo.

Cirene dijo...

Lo cierto Shan es que sí es un privilegio ayudar a alguien a traspasar sus propios límites mentales, voluntariamente, sin obligación, sólo por decisión propia...
Y al revés también, creo que es fundamental para cualquier primera vez verdaderamente placentera, sentirte totalmente seguro.
En cuanto a la segunda parte, espero que os la pueda contar ella misma... ;)

Y sobre lo de organizar tu cumple, mi Sirenita querida, ya sabes, "Cire Eventos" está a tu disposición... jejejeje ;)

Besines a los dos y gracias por pasaros a verme!!! :)
Cire

Alicia dijo...

Bufffffff Cire!

Me cambiaría por V ahora mismo, A CIEGAS y sin pensarmelo dos veces, seguro que el resto de la velada lo merecería...

La semana que viene es mi cumple, y estaré fuera de casa, muy muy lejos... Gracias a tu relato, imaginaré mi propia fiesta de cumpleaños (ya que probablemente no la tendré) y serás una de mis invitadas de honor.

Te mando un tierno beso desde los calores que me despiertas.

Anónimo dijo...

Hace tiempo que te leo, sin atreverme a decir nada, pero este relato uffffff increible, gracias por potenciar mis fantasias y por hacer que esté cada día más convecida de que con imaginación todo esposible,incluso derrebar esquemas mentales aprendidos y caducos.
Un besote guapa

Maldita inocencia dijo...

Madre mía que morbazo, y me encanta como lo cuentas!!!

Esteeee que yo cumplo en diciembre eh

Un besazo wapa

Maestre dijo...

Estoy deseando leer la segunda parte.

Denavegantes dijo...

Cuándo sigue estoooo¡¡

Cirene dijo...

Bueno, gracias a todos/as por vuestros comentarios (y tomo nota de vuestros cumpleaños, jejeje) ;-P
Simplemente deciros que le pedí a V si quería contar su experiencia aquí... y ha accedido. Así que, en cuanto me la envíe, vais a tener el privilegio de poder saber qué es lo que aconteció... ¡¡de puño y letra de su verdadera protagonista!! Ya tengo ganitas yo también de saber cómo lo vivió ella...
Besines a todos/as
Cire

lunallena dijo...

Estoy deseando leer esa 2º parte, por cierto Cire, soy la del comentario anónimo jejeje es que no sabía como poner el nick sorry.

Un beso a tod@s los que potencian su imaginación y viven su vida derribando prejuicios.