miércoles, 5 de agosto de 2009

DIOSA

...
LA VISIÓN DESDE EL OLIMPO
...
No puedo explicarlo.
No me vienen las palabras.
Quizás porque ni reuniendo todas las palabras del mundo, podría llegar nunca a describir ni un ATISBO de la formidable INTENSIDAD que me brinda su mirada. Como tampoco podría llegar a explicar en miles de versos inútiles, lo que siento cuando a través de esa mirada, me permite LEER abiertamente las páginas de su alma.

En verdad, no puedo explicarlo.
Cuando él me mira, sus ojos me devuelven el reflejo de una DIOSA.

SU diosa.
La única con el poder de regalarle unas ALAS para volar en sueños, hasta donde yo camino, el Olimpo donde vivo, y único lugar adónde siempre desea volver.

Y cuando él me mira, de ESA manera, río y me estremezco, y tiemblo, henchida por la emoción, desbordada por los sentimientos, ORGULLOSA de ser la princesa de cuento de nuestro reino inmaterial. Un reino tan frágil, sutil, fugaz y delicado, como una pompa... como la BURBUJA en la que ambos misteriosamente nos sumergimos. Un espacio donde el tiempo se detiene, y donde él se hace GRANDE, inmenso, inconmensurablemente bello, rendido FELIZ a mis deseos y a mis pies, mientras yo le sonrío sentada en mi trono, situado sobre en el monte OLIMPO de mis infinitos tacones.

Quizás no llegue nunca a poder explicarlo.
O puede que deba empezar a creer, que de algún modo el pie encontró al fin… la HORMA de su zapato.

Para J.
Desde hoy, mi más devoto servidor entre los
mortales.


LA VISIÓN DESDE EL REINO MORTAL

Cada vez que leo a mi DIOSA, consigue hacerme volar, crear una sensación indescriptible en mi interior.

Pero no sólo me pasa al leerla, sino cada vez que pienso en Ella, en los instantes compartidos, al pensar en sus gestos, en su sonrisa, al imaginar su tono de voz, o todos y cada uno de sus movimientos…

Al inhalar bocanadas de su esencia, consigue activar mis cinco sentidos y hacerlos fluir a un ritmo vertiginoso, a la vez que transmitirme una paz interior abismal.

Yo tampoco sabría describir todo lo que he sentido, pues ha sido como estar envuelto en un halo mágico, como estar VOLANDO sobre una nube de la cual no quieres bajar, una nube que te envuelve y te hace sentir especial, una nube que consigue hacerte diferente.
...

Han sido tantas las emociones, los sentimientos y las sensaciones que jamás podré olvidar, por la intensidad y ternura con la que han sido vividas, que sería incapaz de ordenarlas, pues no sabría cuál de todas ellas exactamente ha conseguido hacerme estremecer.

Gracias por compartir todos esos momentos, por hacer emanar de mis órbitas esas lágrimas de felicidad, por saber captar el mensaje de esas miradas cargadas de sentimientos.

Gracias por hacerme sentir especial.

Gracias por hacerme grande a sus pies.

Gracias... mi DIOSA.

4 comentarios:

JRG dijo...

Gracias de nuevo por hacerme vibrar al ver plasmadas tus emociones, sentimientos y sensaciones, en un lugar tan fantàstico como este. t.d.s. JRG

Liz Shenea dijo...

Que preciosidad de blog. ¿Cómo es posible que no supiera que lo tenias bella? Un beso.

Liz.

La niña mala dijo...

Intensidad, alma, sueños, burbuja, misterio, volar, esencia, estremecer, ternura, felicidad...

Es curioso que a veces de unas pocas palabras pueda sonsacarse lo que no se dice. Llegar a tocar la felicidad es un privilegio de los dioses. Pero tratar de hallarla yo creo que es un esfuerzo muy humano...No sé cual me gusta más.

Un post compartido muy especial. Felicidades a dioses y mortales.

Sayuri dijo...

Hermoso Cire, hermoso y emotivo, gracias por compartirlo.
Un beso