lunes, 25 de mayo de 2009

PASSION TIES... (I)

Casualmente, A y yo íbamos a coincidir por trabajo en una misma ciudad, un mismo día. Y ese día estaba muy próximo.
Nos caíamos bien, gracias a nuestro intercambio de algunos mails, con risas, fantasías y confidencias. Un día me pidió una foto, y yo le di a ELEGIR entre verme o conocerme. Y él hizo la elección CORECTA: empezar a dominar su impaciencia.

Y esa noche nos vimos. Cenamos, tomamos vino, charlamos mucho y animadamente, y fuimos alargando la velada con un par de cócteles deliciosos, y luego con dos últimas copas más…


Charlamos con interés agotando hasta el ÚLTIMO minuto, hasta el momento inevitable de enfrentarse a la despedida. Momento en que yo me fui a mi casa y él hacia su hotel.

Era tarde. MUY tarde. Condenadamente bien entrada la madrugada. Y al día siguiente, me tocaba pelear una reunión. Pero yo no quería dormir. Su voz, sus confidencias, sus ganas, su disposición, sus miradas, su ilusión, su timidez a la hora de plantearlo… habían abierto una pequeña MELLA en mí, de algún modo. A, tenía muchas ganas de iniciar un camino… y deseaba más que nada en el mundo que fuese YO quien guiara sus primeros pasos. Y lo confieso: la sola visión de esa idea en mi mente, me arañaba el centro del placer en lo más profundo de las entrañas.




Por eso le envié el primer sms:
- “A… ¿duermes?”
-“No podría hacerlo aunque quisiera…” – fue su respuesta casi instantánea, lo cual me complació infinitamente.

Y así comenzó un largo juego de intercambio de sms CÓMPLICES, en los que yo le ordenaba cosas… y él respondía perfectamente como yo deseaba. Estaba claro que en nuestras mentes, ninguno de los dos daba la noche por terminada… pero vencer la pereza, el frío, el sueño, para acercarse físicamente… era una locura. Y más cuando sabíamos que nuestro primer encuentro, llegara cuando llegase, nos iba a emplear tiempo… no iba a ser precisamente un polvo y a dormir.

Pero Sabina comenzó a retumbar en mi cabeza…

“[…] de ti depende y de mi, que entre los dos siga siendo ayer noche u hoy por la mañana. Olvídate del reloj, nadie se ha muerto por ir sin dormir una vez, al currelo… ¿Por qué comerse un marrón, cuando la vida se luce, poniendo ante ti un caramelo?[…]

Así que decidí convertir las INFAMES 06:30h de la mañana, en un pedacito más aún de "mi ayer noche"... Y así se lo hice saber a A, de camino desde el taxi.

Entré con paso seguro en el hall y di las buenas noches, dejando recepción a mi derecha, tomando el pasillo hasta el ascensor... Habitación 327. De camino hacia ella, me entretuve haciendo RESONAR abiertamente mis tacones sobre el piso. La puerta estaba entornada… parece que A había hecho los deberes. No esperaba menos de él. Como esperaba que hubiese cumplido el resto de todas y cada una de mis EXIGENCIAS, entre ellas la de permanecer desnudo, despierto y pensando en todo lo que le había propuesto, pero sin tocarse en ningún momento. Su último sms, cargado de deseo, no dejaba lugar a dudas:

-“Así lo haré, Miss… Llevaba años sin estar tan excitado sólo con pensamientos”

Y sinceramente, me lo creía.


Cerré la puerta tras de mí.
Sólo una tenue luz sobre la cómoda rompía la oscuridad, pero desde la posición de su cama, él aún no podía verme. Me aproveché de ello para situarme estratégicamente. Avancé un par de pasos, lenta, CADENCIOSAMENTE, asegurándome de que él me oyera bien.

-“Cierra los ojos”- le ordené dulcemente.

Le oí contener la respiración.

-”¿Confías en mí…?”
-“ Sí…”
-“Si.. ¿QUÉ?” – le espeté bruscamente. No soporto la mala educación.
-“ Sí… Miss”
-“ Eso está mejor…” – asentí complacida.

Su respiración agitada me daba la clave de su tremenda excitación. Pero lo que él no sabía, era que ni siquiera toda esa intensidad podría compararse con mi excitación en ese instante, en que A, conscientemente me CEDÍA su deseo para hacer mi voluntad.

Saqué de mi bolso la cinta negra de terciopelo de seda, y me acerqué a vendarle los ojos. Nos habíamos despedido apenas 3 horas antes como amigos… para reencontrarnos sin haberlo previsto, -aunque sí haberlo deseado secretamente-, como AMA y servidor.

Y a partir de ahí, sin saber cómo, el tiempo se DETUVO como en otra dimensión. La tensión sexual inundaba el espacio que compartíamos, y yo estudiaba cada paso, cada roce, cada sonido, para convertirlo en laaargo, leeento… infinitamente lento. Como quien intenta cincelar en el alma, el fuego de unos pensamientos, a golpe CERTERO de pasión.

Y así fue cómo A se enfrentó por primera vez cara a cara con su propio monstruo interior, rompiendo sus barreras y abandonándose ciegamente a mi merced… para llegar a descubrir, emocionado, que su único y verdadero deseo a partir de ese momento, no sería otro que llegar a COMPLACERME...

10 comentarios:

Juan C. dijo...

creo que te odio

AL dijo...

¡Qué hermosa experiencia!
¡Cómo me alegro por Vos, Miss Cire!
Y por él, por supuesto...

Gracias por compartirla con tanta delicadeza y con tanto amor. ¡Y es sólo la primera parte!

Un millón de besos

AL

Maldita inocencia dijo...

Bufff todo sensualidad, estoy esperando impaciente esa segunda parte.
Besazo

No soy Benjamín Black dijo...

El agudo sonido de unos tacones troceando el solitario pasillo de un hotel.Como un compás, un,dos,un, dos...y oirlo creciendo y penetrando por la rendija de una puerta abierta.Tensión.

Un saludo.

Sensaciones Encontradas dijo...

Es la primera vez que visito tu blog, y realmente debo decir que me gusta tu forma de explicar esta dominaciòn.
Me encanta este mundo oscuro, vivo de ese sentir especial, me alimento de el... y me agrada encontrar textos sugerentes como este que me transportan una y otra vez a la zona oscura de mi mente...

Besos, espero la segunda parte del relato...

MLady Selene dijo...

Siempre viviendo a tope. Cómo te gusta coger el taxi en la madrugada y no dejar esperar tus deseos. Eres increíble Cire.

Lolita dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me parece genial.
Escribes muy bien y transmites mucho mucho morbo.

;)

Cirene dijo...

JUAN C.,
Pues yo creo que me deseas... ;)
Pero hasta un odio así de "sincero" se agradece.
Besines odiosos.

AL,
Gracias a ti, cielo, pues sé que tú mejor que nadie sabrá valorar lo deliciosa que fue la experiencia.
Otro millón de besos de vuelta.

MALDITA,
Gracias como siempre por tener tan buenas expectativas de mí... ;)
Besines (1ª parte)

NO SOY B.BLACK,
Sí señor... una dulce condena que yo llamo "la tensa espera". Gracias por pasarte y besines de bienvenida.

SENSACIONES ENCONTRADAS,
Pues lo primero, gracias por pasarte, y lo segundo, no renuncies nunca a tu "lado oscuro" porque estoy segura que, como a mí, te dará un montón de satisfacciones.
Besines en tu lado oscuro, y en el claro también.

SELENE,
Gracias por el piropo... y más viniendo de ti. Eres un cielo.
Besines sin esperas para ti.

LOLITA,
¡¡Pues muchas gracias!! Pásate cuando desees, serás siempre bien recibida.
Besines morbosos también para ti.

MissDeflorenflor dijo...

Cuánto tiempo sin pasarme por aquí, lo sé... ni por aquí ni por allá porque he estado un tiempo out, espero que no me lo tengas en cuenta, Cire bonita :)

Y... ufff... debo reconocer que no conozco nadie tan capaz de "dar luz" a un tema que a much@s todavía puede parecerles oscuro y tenebroso (la dominación-sumisión,BDSM, etc.)... cuentas todo con una sensibilidad que estremece sólo leyéndote, visualizando la escena de ti entrando en la habitación... mmmmm... excitante a rabiar...¡¡yo también me he quedado con ganas de más y ansiosa por esa segunda parte! :)

Me ha hecho mucha gracia que... te llamen como a mi!! Voy a ver si lo patento y vamos a medias! jaja

Un besito de encantada de leerte de nuevo guapa.
Miss.-

WASABY dijo...

un placer leerlo, pero te aseguro que "sería" mucho más placentero oirlo de tu boca...

Bss Wasaby