miércoles, 20 de febrero de 2008

NOCHE DE LOBOS


- “¿Dónde vas, linda CAPERUCITA?” susurraban voces anónimas a mi paso.

- “ Voy al bosque, en busca de mi lobo…”

- "¿Y qué es lo que llevas en esa cestita?”

- “ Caramelos y condones para todos…” – contestaba yo, riendo divertida.

- “¿Y no vas a dejar que te acompañe...?” – preguntaban los más osados.

- “ Mejor le haces compañía a mi abuelita…” – respondía yo con picardía.


De este modo tan curioso es como entre laberintos de risas, copas, bailes y fiesta, yo iba siguiendo tus pasos, rastreando tu presencia. Moviéndome despacio acorralada entre manadas de LOBOS hambrientos...

Sintiendo sus ojos lascivos clavarse en lo alto de mis muslos, donde un mini-vestido de vinilo negro dejaba asomar el final de unas medias de red. Sintiendo su morbo a flor de piel y su miedo a ser víctimas de mis tacones de vértigo. Pero no era a ellos a quienes buscaba, no eran ellos a quienes yo deseaba… Esa noche sólo tenía HAMBRE de TI. Un hambre de sexo y seducción, inmensa, desmesurada, sin límite, casi tan FEROZ como la fama que precede al lobo...

Mi lobo....

TÚ.


Nos reconocimos al instante.
Tú por mi capa roja, yo por tu mirada SALVAJE.

Y cuando al fin te encontré, tus garras en mi espalda, tu aliento en mi cuello, tu lengua en mi coño, me recordaron que valió la pena haber cruzado mil bosques oscuros, sin ropa interior, tal y como tú me pediste… Para acabar AULLANDO y devorándonos como animales, frente a todos, aquella noche de locura desatada… Noche intensa y memorable como pocas, fiesta de lujuria y culto a la carne.

Noche de CARNAVAL.

Noche de lobos.

Para ti, J.T.
Por dejarme compartir tus instintos más salvajes.

6 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Noche de lujuria de sexo salvaje, dejando que cada deseo sea compartido y que cada momento se clave en la piel.
Veo que ha sido una noche intensa, enhorabuena.
Besitos cálidos de una sirena

Tsu-ki-yo-mi dijo...

Una noche cargada de desenfreno, he sentído como que la vivía.
Me ha cautivado tu blog.
Un beso

Alicia dijo...

Me ha encantado tu relato, me ha hecho recordar algunos momentos parecidos e imaginarme viviendo esa situación tan provocativa...

Por cierto, en mi blog he puesto un link al tuyo, si te molesta lo quito, no tienes más que decirlo.

Besos caperucita

Óscar dijo...

Qué maravilla compartir esa salvaje noche aullando a la luna que ilumina el desenfreno de una mujer y un hombre poseyéndose.

Un beso

Cirene dijo...

Muchas gracias a todos/as por vuestros comentarios, siempre es un placer sentir vuestra compañía... :-)

Besitos de cuento...
Cire

Cirene dijo...

ALICIA, el que hayas puesto un link en tu blog al mío, no solo NO me molesta en absoluto, sino que me hace sentir muy especial y afortunada, porque sé que así de vez en cuando te pasarás a verme...

Muchas gracias por el detalle, guapa,y no dudes que también yo te devolveré la visita a tu país... para ir sabiendo de tus maravillas.

Cire